Primperan.

Llevo más de 1000 posts a cuestas y creo que éste es el primero en el que voy a hablar de un medicamento. Sí amigos, yo soy aquel que reniega de los matasanos, de los bebedizos y demás drogas de nuestra sociedad.

Sin embargo, amigos míos, todas mis convicciones tienen un límite y hoy lo alcancé. El caso es que ayer a la hora de comer me vinieron unas náuseas slavajes, que capeé como pude. Asumí que eran producto del catarro que tengo y procedí con mi vida como si nada. Por la noche siguieron, así que me fui a la cama sin cenar, esperando que por la mañana se hubieran ido. Sin embargo el nuevo día no trajo nada nuevo, desayuné a duras penas un zumo y un yogurt (de la Central, of course). Subí al laboratorio y me dispuse a preparar un medio de cultivo bacteriano, mal asunto, en cuanto abrí uno de los ingredientes (hidrolizado de caseína), su característico olor a galleta me provocó una arcada de esas que suenan. Así que desistí y consulté con esa compañera de trabajo que es una farmacopea andante que todos tenemos. Me dió una solución que le funciona a ella y a su perro: Primperán (Hidrocloruro de Metoclopramida).

Lo tomé en cuenta, pero preferí hacerme el valiente. Sin embargo, al llegar a casa me dí cuenta de que no iba a poder comer. Así que me dirigí a la Farmacia más cercana y expuse mis síntomas. El farmacéutico volvió a pronunciar la palabra mágica: Primperán. Así que pagué el dinero y me llevé el jarabe sin receta médica, a pesar de lo que pone en la caja (me encanta el país).

Llegué a casa, me tomé una cucharada y a los diez minutos las nauseas desaparecieron, abriendo la puerta a un hambre canina que me hizo comer como un poseso mientras durase la calma. Las nauseas volvieron a la hora o así, demasiado tarde para privarme de mi alimento. Siguen ahí, pero yo estoy tranquilo.

Quizá por días como hoy es por lo que me medico tan poco, porque cuando lo hago su efecto es tremendo, supongo que mayormente debido al efecto placebo…

Priiiiiiim – Peeeeeeeee – Raaaaaaaan (Pumares style).

8 pensamientos en “Primperan.

  1. Y a todo esto… yo me pregunto:
    - ¿Que peligros tiene el Primperan para necesitar receta?
    Puestos asi
    - Si realmente es necesaria la receta ¿porque se vende tan alegremente?. En este caso, el problema es que tenemos una porqueria de control)
    - Si no la necesita ¿para que dan la paliza con la receta medica?. Si este es el caso, es que tenemos una porqueria de legislacion que nos toma por criaturicas

    Espero que te encuentres mejor

  2. @Victor: Peligros según el prospecto no muchos, salvo que estés tomando otros medicamentos con los que puede interactuar o estés embarazada. Respondiendo a tu dilema, yo diría que tenemos una mala legislación con un pésimo control.

  3. Grande Primperán ;)

    Lo usábamos nosotros en la ambulancia y se utiliza mucho apra vómitos postanestésicos y deembarazadas. Y varios de mis colegas para los vómitos resaquiles, junto co un espidifén. Lo más parecido a la poción mágica ;)

  4. Rebuscando en el basurero de la mente acabo de caer enla cuenta que ese es uno de mis jarabes de cabecera de la infancia. Yo, que soy de pota fácil, he tomado esa cosa en unidades de litro/año desde los 3 a los 16, que recuerdos tan bonitos me trae el Primperan, todos los mareos en coche (y demás medios de transporte), todos los catarros, gripes, y cualquier cosa que tuviese que ver mínimamente con las amígdalas.

  5. Pues cuidado con el primperan, provoca unas alucinaciones brutales. (en uso grande y continuado). Lo he visto con mis ojos,….

  6. Pingback: ¿Por qué vomitamos? at Per Ardua ad Astra