El Huevo, de Andy Weir.

Hace unos días encontré por casualidad un cuento de Ci-Fi que me gustó mucho, tanto que le pedí permiso al autor para traducirlo y ponerlo a vuestra disposición. Espero que os guste.

El Huevo

Por: Andy Weir
Traducción: Ponzonha

__

Ibas de camino a casa cuando moriste.

Fue en un accidente de coche como otro cualquiera. Nada especial, pero fatal de todas formas. Dejaste una viuda y dos huérfanos. Fue una muerte indolora. Los servicios de emergencia hicieron lo posible por salvarte, pero fue inútil. Tu cuerpo estaba tan destrozado que estás mejor así, créeme.

Y en ese momento es cuando me conociste.

“¿Qué? ¿Qué ha pasado? Preguntaste. “¿Dónde estoy?”

“Has muerto” dije tranquilamente, nunca me gustó suavizar las cosas.

“Había un… un camión y estaba derrapando…”

“Sí,” dije.

“Yo… ¿Estoy muerto?”

“Sí. Pero no te sientas mal. Todo el mundo muere.” Dije.

Miraste alrededor. No había nada. Solo tú y yo. “¿Qué es este lugar?” Preguntaste. “¿Es esto el más allá?”

“Más o menos,” dije.

“¿Eres dios?” Preguntaste.

“Sip,” Dije. “Soy Dios.”

“Mis hijos… mi esposa…” dijiste.

“¿Qué quieres saber?”

“¿Estarán bien?”

“Eso es lo que me gusta” Dije. “Acabas de morir y tu principal preocupación es tu familia. Eso es ser bueno”

Me miraste con fascinación. Para tí yo no tenía pinta de Dios. Aparentaba ser como cualquier otro hombre. O como una mujer. A lo mejor una figura de autoridad. Más como un maestro de escuela que como El Todopoderoso.

“No te preocupes” Te dije. “Estarán bien. Tus hijos te recordarán como alguien perfecto en todos los sentidos. No tuvieron tiempo suficiente como para empezar a despreciarte. Tu mujer llorará de puertas afuera, pero estará secretamente aliviada. Para serte sincero, tu matrimonio se iba a pique. Si te sirve de consuelo, se sentirá culpable de ese sentimiento de alivio”.

“Oh” dijiste “¿Qué pasa ahora? ¿Voy a ir al cielo, al infierno o a algo así?”

“Nada de eso” dije. “Vas a reencarnarte”.

“Ah, o sea que los Hindúes aciertan”.

“Todas las religiones tienen razón, cada una a su manera” dije. “Demos un paseo”.

Me seguiste mientras caminábamos por el vacío.

“¿Adónde vamos?”

“A ninguna parte en concreto. Es que es agradable hablar mientras caminamos”

“Entonces… ¿Cómo va esto?” Preguntaste. “Cuando nazca estaré vacío ¿No? Un bebé. Todas las experiencias y todo lo que he vivido en esta vida no habrán importado”.

“¡De ninguna manera!” Te aseguré “Dentro de ti están todos los conocimientos y las experiencias de tus vidas pasadas. Lo que ocurre es que no los recuerdas”

Dejé de caminar y te cogí por los hombros. “Tu alma es más maravillosa, bella y grandiosa de lo que puedas imaginar. Una mente humana sólo podría contener una pequeña fracción de lo que tú eres. Es como meter el dedo en un vaso de agua para saber si está caliente o fría. Pones una parte de ti en el vaso y cuando la sacas ya tienes todas las experiencias que tenía”.

“Has estado en un humano durante los últimos 48 años, así que no te has desperezado todavía y no has sentido tu inmensa consciencia. Si nos quedáramos aquí tiempo suficiente, empezarías a recordarlo todo. Pero no tiene sentido hacerlo entre cada vida”.

“Entonces, ¿Cuántas veces me he reencarnado ya?”

“Oh, muchas. Muchísimas. Y en muchas vidas diferentes”. Dije. “Esta vez vas a ser una campesina china en el 540 a. C.”

“¿Cómo? ¿Qué?”. Balbuceaste. “¿Me mandas atrás en el tiempo?”

“Bueno, supongo que técnicamente sí. El tiempo tal y como lo conoces sólo existe en tu universo. Las cosas son diferentes de donde yo vengo.”

“¿De donde vienes?” Me preguntaste.

“Oh, bueno” expliqué. “Yo vengo de un sitio. De otro sitio. Y hay otros como yo. Sé que te gustaría saber como es aquello, pero honestamente, no creo que lo entendieses”.

“Ah,” estabas decepcionado. “Pero espera. Si me reencarno en otros sitios y en otras épocas, podría haber interactuado conmigo mismo en algún momento”.

“Sí, seguro. Pasa continuamente. Y como cada una de las vidas sólo es consciente de sí misma, ni siquiera te enterarás de lo que está ocurriendo”

“¿Entonces cuál es el propósito de todo esto?

“¿En serio?” Pregunté. “¿En serio me preguntas cuál es el sentido de la Vida? ¿No es un topicazo?”

“Bueno, es una pregunta razonable” Insististe.

Te miré a los ojos. “El sentido de la Vida, la razón por la que he hecho todo este universo es para que crezcas”.

“¿Te refieres a la humanidad? ¿Quieres que maduremos?”

“No. Sólo tú. He hecho este universo para ti. Con cada nueva vida creces, maduras y te conviertes en un intelecto cada vez mayor y más grandioso”.

“¿Sólo yo? ¿Qué pasa con el resto de la gente?”

“No hay nadie más.” Afirmé. “En este universo solo estamos tú y yo”.

Me miraste fijamente. “Pero el resto de la gente…”

“Todos tú. Diferentes reencarnaciones de ti”.

“¿Cómo? ¿Soy todo el mundo?”

“Ya lo vas entendiendo” Dije mientras te felicitaba con una palmada en la espalda.

“¿Soy cada ser humano que ha vivido?”

“Y que vivirá, sí”

“¿Soy Julio César?”

“Y también eres Bruto” Añadí.

“Soy… ¿Hitler?” Dijiste con miedo.

“Y los millones a los que asesinó”

“¿Soy Jesús?”

“Y todos los que le siguieron.”

Te quedaste callado.

“Cada vez que torturabas a alguien” Te dije, “Te estabas torturando a tí mismo. Cada acto de amabilidad que has tenido, ha sido por ti. Cada momento feliz o triste experimentado por cualquier humano lo fue o será experimentado por ti”.

Te quedaste pensando largo rato.

“¿Por qué?” Me preguntaste. “¿Por qué haces esto?”

“Porque algún día, tu serás como yo. Porque eso es lo que eres. Eres uno de mi especie. Eres mi hijo”.

“Guau,” dijiste incrédulo. “¿Quieres decir que soy un dios?”

“No. Todavía no. Eres un feto que todavía está creciendo. Cuando hayas vivido cada vida humana posible, habrás crecido lo suficiente para nacer”.

“O sea que todo el universo no es más que…”

“Un huevo” Te respondí. “Ahora es el momento de que vayas a tu siguiente vida”.

Y te envié a tu destino.

__

Este relato está traducido con permiso de Andy Weir, su autor,  y está publicada en su web. Tiene copyright, por cierto. He procurado ser fiel al estilo original y me he esforzado tratando de interpretar cada frase más que traducirlo palabra por palabra. Sólo he cambiado la referencia a Lincoln y a Booth por Julio César y Bruto para hacerla más coherente para un lector en Español (por otro lado, Lincoln no es nada al lado de JC, pero eso es otro cantar). No recuerdo cómo la encontré, pero sí puedo decir que desde que la leí quise traducirla y ponerla aquí. Me encantan las historias cortas y esta me parece muy buena. A todos los que os guste la Ci-Fi os recomiendo que os paséis por su colección de relatos, creo que merecen un vistazo. Yo desde luego he pagado por cosas peores.

16 pensamientos en “El Huevo, de Andy Weir.

  1. Mil gracias por dos cosas:
    - Traducir este texto
    - Dejar que nosotros también lo leamos.

    Me ha encantado y es muy probable que no lo hubiese hecho si no lo hubieses traducido.
    Por ello, gracias.

  2. Gracias también por mi parte. Por traducirla y compartirla :)

    Me ha gustado mucho y me paso por su web a ver qué otros relatos tiene.

  3. Un relato muy interesante, gracias!!
    Me ha recordado a los relatos breves de Fredric Brown, también muy recomendables.

  4. Me ha gustado el relato. Me recuerda a los que hacia Isaac Asimov, de hecho es como la mezcla de “La última respuesta”, “¿Le importa a una abeja?” y “Los ojos hacen algo más que ver”, recomendables todos ellos

  5. Es muy bello. Muchas gracias Ponzonha, difícilmente lo hubiera llegado a leer si no es por ti.

    No sé por qué, aunque en el fondo no tiene mucho que ver, me ha recordado a la atractiva Muerte de Neil Gaiman.

  6. Ídem que todos los de arriba, me ha encantado y muchas gracias por traducirlo (y pidiendo permiso, que tiene más mérito todavía).

  7. Tengo una colección de relatos de Ci-Fi de Orson Scott Card en libro; y otros tantos en pdf, y otra colección más de relatos cortos de Asimov; y la verdad es que cada vez me sorprenden más.

    Recomiendo (aunque para ser un relato corto es algo larguillo) el relato “Ojo por ojo” de Orson Scott Card… se me ponian los pelos de punta a medida que lo leia.

    En cuanto tenga un rato me leo este; ¡Gracias por la traducción!

  8. Me ha gustado mucho, gracias por la traducción y por compartirlo. Por cierto, tienes toda la razón, Julio es mucho Julio.

  9. Me encanta. A mi también me gustan los relatos cortos de ciencia ficción. De hecho, os recomiendo que leais algunos de los que los alumnos de físicas de la Complutense, enviamos a un certamen que hizo la biblioteca. El enlace es

    http://www.ucm.es/BUCM/blogs/plasma/1584.php

    El que ganó el premio es genial (como es lógico, no?). Yo aún no los he leído todos, pero hay algunos muy buenos. Un saludo!