Equo y los transgénicos.

Seguro que estás al tanto de que en España hay un nuevo partido político llamado Equo, que propone ser un soplo de aire fresco en la política española buscando la “ecología política y la equidad social”. Dado su impacto en la red, han sido famosos por sus meteduras de pata sobre energía nuclear, no me gustaría que llegara el 20N sin dedicarles un post. Como también hablan de transgénicos, pues allá voy:

Hace unos meses, apareció en su web el siguiente post, reclamando al gobierno la prohibición del maíz Monsanto MON 810. Dicho post es una sucesión de afirmaciones taxativas y categóricas (sin una sola referencia), seguida de un listado con las propuestas de Equo respecto a la agricultura. Veamos dichas afirmaciones:

En la III Semana contra los transgénicos y por la soberanía alimentaria, Equo reclama al gobierno español un cambio en su política sobre transgénicos que se materialice en la prohibición inmediata del cultivo de maíz transgénico de Monsanto MON 810, tal y como ya han hecho los gobiernos de Grecia, Austria, Hungría, Francia, Luxemburgo, Alemania, Polonia, Italia y Bulgaria.

Bien, el MON 810 es un maíz transgénico comercializado por Monsanto que expresa la toxina Bt, que es tóxica para los insectos que se alimentan de la planta. La prohibición del MON 810 en Alemania (que fue donde empezó) está basada en un informe que dice que dicho maíz transgénico es peligroso para el Medio Ambiente (noticia en El Spiegel). Dicho informe no casa con la extensa bibliografía publicada sobre los efectos de la toxima bt en el ambiente (una búsqueda en google académico basta para verlo) y en concreto ha sido rebatido por un artículo titulado “Is the German suspension of MON 810 maize cultivation scientifically justified?” (¿Está justificada científicamente la suspensión del cultivo del maíz MON 810 en Alemania?), un meta-análisis bibliográfico en el que se dice bien claro que:

We demonstrate that the suspension is based on an incomplete list of references, ignores the widely admitted case-by-case approach, and confuses potential hazard and proven risk in the scientific procedure of risk assessment. Furthermore, we did not find any justification for this suspension in our extensive survey of the scientific literature regarding possible effects under natural field conditions on non target animals. (Transgenic Res (2010) 19:1–12)

(Demostramos que la suspensión se basa en una lista incompleta de referencias, ignora la aproximación caso por caso y confunde riesgo potencial con riesgo probado durante el proceso científico de evaluación de riesgos. Es más, no encontramos ninguna justificación para esta suspensión en nuestro extenso estudio de la literatura científica sobre los posibles efectos [del MON 810] sobre animales no diana en condiciones de cultivo en campo.

Dicho de otra forma, la suspensión en Alemania (y en el resto de los países) no está fundamentada científicamente, por lo que debe de responder a otro tipo de motivaciones. Sin más. Siguiente párrafo:

Cada año se descubren nuevos efectos perjudiciales de estos organismos en el ecosistema a lo que hay que añadir que su desarrollo permite el control de la alimentación a las grandes corporaciones, lo que supone un atentado contra la soberanía alimentaria, y que en alimentación siempre debe prevalecer el principio de precaución.

Si hay un párrafo que basta para que yo tache Equo de mi lista es este. No hay por dónde cogerlo. La primera frase es para meter miedo (FEAR). La segunda frase mezcla dos conceptos independientes (UNCERTAINITY), porque una cosa son los transgénicos y otra las grandes corporaciones. El corolario es lo que faltaba: el principio de precaución, por si acaso el resto falla (DOUBT) [FUD]. A la primera frase ya respondí antes. Respecto a la segunda, la relación entre transgénicos y grandes corporaciones, poco tengo que decir: en estos momentos es cierta. Así como suena: hoy por hoy todos los transgénicos cultivados son propiedad de grandes corporaciones. No es ninguna novedad, también lo son todas las variedades híbridas de maíz que se cultivan comercialmente, al igual que las variedades de plátano, trigo, tulipán o cualquier otra planta hortícola de alto rendimiento. Os recomiendo un paseo por la explotación agrícola más cercana que tengáis (no vale el huerto del abuelo) y busquéis los carteles en el campo o los sacos de simiente. Si el problema son las corporaciones, apoyemos la I+D pública en agricultura (si quieres leer más sobre mi opinión al respecto mira este otro post), pero no nos carguemos una tecnología tan útil y prometedora. Y por cierto, habrá que preguntarle a Greenpeace por sus presiones en contra de la Investigación Pública sobre transgénicos en Europa (consecuenca de la moratoria de finales de los 90) y que le sirvió en bandeja el liderazgo mundial a esas corporaciones. En fin. La última frase es sobre el principio de precaución, un principio razonable que en manos de los ecologistas se convierte en “principio de riesgo cero”, con lo que pierde toda su utilidad y se convierte en un freno al progreso.

Siguiente frase:

Por todo esto, para Equo es “escandaloso” que España sea el único país de la UE que tolera el cultivo de maíz transgénico a escala comercial (unas 70.000 hectáreas se dedican a este cultivo) y todo debido a permisividad y al oscurantismo de los distintos gobiernos (primero del PP y después del PSOE), los cuales, como se demostró tras la publicación de los cables de Wikileaks sobre este asunto, han trabajado en favor de los intereses de EEUU y de sus multinacionales biotecnológicas.

Nada que decir. Completamente cierto. EEUU protege a sus empresas allá donde se establecen, no es ninguna novedad. Pero si lo que se quiere es una agricultura no capitalista o no mercantilista, que se hable de eso. Lo que no tolero es que se meta en el mismo saco la ciencia que fundamenta la tecnología, la tecnología y los dueños actuales de dicha tecnología. La tecnología para construir transgénicos no tiene ideología ¡Si hasta hay alternativas libres de patentes! Repito lo dicho anteriormente: frente a las corporaciones I+D pública y libre disposición de sus resultados. Así de sencillo.

Al final del artículo hay un listado de propuestas de Equo sobre la agricultura en las que no voy a entrar porque creo que ya tengo un tocho enorme escrito. En resumidas cuentas amigos, Equo en un principio a mí me ilusionó, no lo voy a negar, pero cuando supe que al frente estaba el ex-director de Greenpeace en España, Juantxo López de Uralde, torcí el morro. Los pocos meses de andadura del proyecto no han hecho más que confirmar mis temores. En cuanto a la ecología, Equo es un espejo de las opiniones y actitudes de Greenpeace, lo cual es en mi opinión una mala noticia, porque si por algo destaca la organización es por promover el pensamiento monolítico, sin animar a sus afiliados al pensamiento crítico ni al aprendizaje. Y eso para mí es imperdonable. Una pena, porque podrían hacerlo mejor.

No quisiera despedirme sin dar mi opinión respecto al MON 810. En mi opinión es una planta que hace años que debería de estar fuera del mercado. No porque sea perjudicial o porque no tenga buen rendimiento o porque pertenezca a Monsanto, si no porque sencillamente debería de estar obsoleta. En los últimos 15 años (el MON 810 fue creado en 1995) hemos avanzado enormemente en el campo de la biotecnología, lo suficiente como para saber que estamos cultivando una variedad que está lejos de ser ideal, casi diría que rudimentaria si la comparamos con las virguerías que pueblan nuestros laboratorios. Es como si siguiéramos usando los móviles de 1995 hoy en día. Y eso me pone triste, qué queréis que os diga…

21 pensamientos en “Equo y los transgénicos.

  1. Me pasa lo mismo que a ti con Equo, aunque lo que me jodió a mi fue su postura radical contra las nucleares, mientras que de transgénicos soy un ignorante.

    Gracias por la explicación.

  2. Hola!
    Me parece muy interesante tu post y entiendo tu crítica hacia la sombra alargada que peude tener Greenpeace sobre eQuo y estoy de acuerdo que no son un referente de asociación muy democrática y tolerante. Siempre he tendio la sensación en que se esta con ellos o contra ellos. De todas formas, siempre tuve la impresión de que Juan López de Uralde intentaba separarse de esas situaciones pragmáticas aunque no siempre lo conseguía.
    Por otro lado, yo también me he sentido muy atraído por eQuo por su inento de hacer algo diferente en la política y decidi unirme a ellos y a su red juvenil (Red Equo Joven). Te puedo asegurar que estamos trabajando para dotar a eQuo todos los mecanismos necesarios para que esto no se convierta en lo que tu temes y por suerte hay mucha gente como yo que de verdad quiere un partido político diferente y que consiga representarle lo maximo posible. Todavía hay muchisimas cosas por mejorar y esperemos que el tiempo ayude a ello (sino mucha gente saldrá corriendo) y te animaría a que simplemente te pasarás por la equomunidad y veas la gente que lo compone y la cantidad de ideas (buenas y disparatadas) que se generan allí. Nosotros esperamos que al final esto sea algo que podamos construir entre todos, imagino que unos tendremos que renunciar a unas cosas y otros a otras, pero que al final pueda ser ese espacio que ahora mismo esta huerfano en el espacio político espanyol.
    En la Red Equo Jopven decimos que eQuo será lo que queramos nosotros y por ellos estamos trabajando duramente.
    Un abrazo y perdona por la parrafada y por las faltas (no tengo teclado espanyol…)

  3. Interesante. Yo los deseché porque en mi Comunidad se han coaligado con un partido nacionalista, y yo no soy nacionalista, ni ellos dicen serlo a nivel nacional. Esa incoherencia tan gorda a nivel ideológico para mí los elimina. Esto del discurso monolítico lo reafirma y lo lamento. Prefiero votar en blanco, o al PACMA, o a otro partido.

    El tema de Monsanto y sus prácticas mafiosas es otro asunto, que no se debería mezclar en el tema tratado aquí, sino considerarse (siempre que se demuestre y se siga el proceso correctamente) directamente en otros niveles (justicia, administración, etc).

  4. Genial. Nada que aportar. Es el tipo de tema que no puedes discutir porque las semillas deberían ser gratuitas y todos deberíamos ser veganos y las churras y las merinas son indistinguibles y además, son perros. O algo así de incomprensible que te suelen argumentar.

  5. Pues yo no soy un especialista en transgénicos, pero me gusta informarme y he leído atentamente éste artículo. No sé si equo puede ser una pequeña alternativa política, pero querer compararlo con las prácticas mafiosas k aplica Monsanto…xd.

  6. A mi no es que Equo me convenza, creo que tiene muchas y muy buenas intenciones, algunas muy ingenuas, y que difícilmente se podrán poner a la práctica.

    Tampoco soy experta en biotecnología, sin embargo, debido a las consecuencias negativas de muchos avances científicos del pasado, que sólo se han podido comprobar décadas después de su uso generalizado, prefiero regirme por el “Principio de Precaución” .
    Y es que, por desgracia, la Ciencia no puede probar todos los riesgos del uso de una determinada tecnología. La vida es una red demasiado compleja cómo para poder tener en cuenta todas las variables e interrelaciones y seguir todas las líneas causa-efecto.
    Es por esto que se llaman “riesgos potenciales” a aquellos riesgos que son posibles pero no probables.
    Pienso que cualquier país, o cualquier grupo o persona individual está en perfecto derecho a rechazar los “demostrados” beneficios de una tecnología que solo se han podido demostrar porque se toman unas cuántas variables, dentro de un entorno controlado. Es mejor rechazarlos en base a “riesgos potenciales” no probados que aceptarlos por unos beneficios probados de forma limitada y a la larga lamentarnos cuando ya nada se pueda hacer.

  7. Gracias por el post, porque entiendo algo mejor cosas de algunos de los transgénicos y no me ha hecho variar significativamente lo que opino de ellos, ya que el objetivo no era ese, sino criticar a EQUO.

    EQUO no es el Partido de la Ciencia, como percibo que les gustaría a muchos. Es un partido político que tiene opinión sobre la energía nuclear,los alimentos transgénicos, el empleo verde, la economía, la reforma fiscal, el modelo de estado, la profundización de la democracia, etc.

    Actualmente, nos encontramos debatiendo en la equomunidad.org nuestras propuestas políticas de forma abierta (de hecho, voy a hacer referencia a este texto para enriquecer el debate). No puede ser de otra manera en una organización con pocos meses de vida.

    Me sorprende el grado de categorización y la multitud de etiquetas que se le están asignando a EQUO sin haber casi nacido ni tener muchas posturas fijadas más allá de algunas notas de prensa y unos twitts. Creo que es muy positivo. Algo estaremos haciendo bien.

    Un abrazo

  8. @Carlos: Gracias por el comentario. Siempre son bienvenidos. Entiendo que el partido está en formación y precisamente por eso he escrito este post, con la esperanza de que alguien lo lea y piense antes de tomar una postura como la que parece que el partido va a tener respecto a los transgénicos.
    @nuria: Repito, el principio de precaución es imprescindible en la toma de cualquier decisión. Pero tiene que ser eso, precaución, tu postura, como la postura de muchas organizaciones ecologistas se acerca más al riesgo cero. El riesgo cero es, por definición, imposible de alcanzar. Efectivamente, la Ciencia no puede explorar todas las posibles líneas de causa-efecto, pero sí puede establecer modelos que permitan reducir los grados de libertad de un sistema para poder estudiar causas y consecuencias. Con el estudio de estos modelos se pueden obtener conclusiones útiles que ayuden a tomar decisiones sobre las bondades de unas u otras tecnologías. En el caso que nos ocupa, creo que hay datos de sobra que demuestran que se puede cultivar sin problemas el maíz transgénico con toxina Bt.
    @Romenauer: Gracias por pasarte. Me sorprende que pienses que el objetivo del post era criticar a Equo, cuando sólo me he limitado a divulgar sobre uno de los pocos temas sobre los que me puedo considerar experto. Es mi trabajo y mi pasión y me enerva ver ciertas actitudes ecologistas basadas en la ignorancia y la psedociencia. Nada más. Como puedes leer, nada digo sobre el resto de ideas de Equo, que me parecen no sólo respetables, si no deseables. Al menos en su espíritu.
    Naturalmente que no pienso que Equo sea el Partido de la Ciencia, pero sí me gustaría que fuera el Partido de la Razón (Equo y el resto de partidos, claro). De momento sólo hay un post al respecto en la web de Equo y es ese post el que he comentado. Cuando haya un programa ya habrá tiempo de comentar el programa. Hasta entonces, mucha suerte y enhorabuena porque, a pesar de todo, me parece una noticia estupenda que haya nacido un partido con el espíritu de Equo. Si necesitáis alguna aclaración al respecto de este tema, aquí estoy.

  9. Gracias por tu respuesta Ponzonha pero quisiera decir algo más.

    Los modelos funcionan muy bien para verificar hipótesis. De hecho se hacen con ese fin. De la misma manera, podemos establecer una hipótesis sobre las maldades de una u otra tecnología y después crear un modelo del que poder extraer conclusiones que la prueben. Lo que pasa es que esto no suele hacerse, claro.
    Pero, bueno, desde mi desconocimiento sobre la toxina Bt y sus efectos, no creo que esta en concreto sea el máximo problema de los transgénicos.
    El problema, por una parte, es que aún se desconoce muchísimo sobre los genes y sus formas de expresión; los mismos genes, por ejemplo, bajo determinadas condiciones alimenticias, o de falta de alimento, se expresan de una manera o de otra… y esto todavía lo complica más todo. La ingeniería genética es parecida a ir recortando y pegando piezas de un puzle del que no se conocen todas las piezas ni como encajan, ni la imagen completa…
    Por otra parte, ya bastantes vendidos estamos como para que además se le pongan patentes a la vida y se comercialize con ella a ese nivel.
    Recuerdo que hará una década campesinos de Chiapas, vinieron a nuestro país denunciando que les tiraban semillas de maiz transgénico desde avionetas para que se mezclaran con sus cosechas y al final todos fueran transgénicos, la intención era clara y odiosa: las semillas de maiz de Chiapas nunca más volvería a ser propiedad de sus campesinos. No seguí el tema y no sé cómo acabó, ni de quién son ahora las semillas de maiz en Chiapas, sólo lo pongo de ejemplo de lo que supone tener una patente sobre un organismo genéticamente modificado.
    Y ya para terminar. Algo que le ha llevado a la evolución millones de años en conseguir ¿por qué alterarlo? Las consecuencias siempre serán impredecibles… ¿por qué arriesgarnos? El cambio climático, la extinción de especies, la destrucción de ecosistemas, la contaminación, y un largo etc. de desastres y problemas que ahora no sabemos si podremos resolver; y que causamos, no por maldad ni nada por el estilo sino, simplemente, por no ser capaces de prever las consecuencias adversas de nuestros avances tecnológicos… ¿es que no nos “dicen” nada?
    A veces el sentido común de las personas está más lleno de razón que el sentido utilitarista científico.

  10. Esto de Chiapas me ha puesto un nudo en el estómago.
    Porque no sé si Monsanto, pero en mi deambular diario por extensiones de maizales, veo los cultivos marca Pioneer, frondosos y clónicos (cada planta tiene sus dos mazorcas del mismo diámetro y a la misma distancia milimétrica del suelo); y justo en medio de tanta plantación de “marca”, queda un campo de maíz autóctono, esmirriado, descolorido y enfermo -tienen las plantas unas pupas como sarpullidos-, pero, atendiendo a lo que cuentan los agricultores: “transgénicos se plantaban cuando nadie hablaba de ellos, hace veinte años; ahora no”, uno ya no sabe que pensar.
    ¿Y la contaminación de semillas de la que habla Núria en el anterior comentario?.
    Un fabricante de productos alimenticios debería informar acerca del origen de su materia prima, como éste, porque los consumidores nos fijamos en ello.
    Y si el transgénico no es malo, ahí están los foros, para contarlo.

  11. @Toy folloso: Hombre, maíz autóctono es difícil que haya, porque el maíz es una planta americana. Si pienso en las plantaciones que me quedan más cerca, la explicación más sencilla es que el agricultor responsable sólo plantó para agarrar la subvención. Pero posibles explicaciones hay muchas.
    Y respecto a todo lo demás, insisto: Monsanto por un lado, los transgénicos por otro.

  12. Lo que veo es que siempre que se habla de transgénicos para criticarlos, es desde posturas que dicen: “aún no se sabe… puede que… quizá en el futuro…” y todo acaba en cataclismos. Pero todos los peros que le ha puesto nuria a los transgénicos, me suenan más a miedo que a otra cosa. Además mezcla la expresión de los genes en función de la alimentación… ¿estamos hablando de los genes de los transgénicos o de los humanos, que serían los que se alimentan de transgénicos? También hablas de patentar la vida. Como dice Ponzonha, no hay que mezclar prácticas de ese tipo (muy queridas por Monsanto) con los beneficios o perjuicios de los transgénicos.

    En cuanto a los modelos para verificar hipótesis, dices que “podemos establecer una hipótesis sobre las maldades de una u otra tecnología y después crear un modelo del que poder extraer conclusiones que la prueben. Lo que pasa es que esto no suele hacerse, claro.”

    La verdad, es que los modelos, en ciencia, no se hacen para probar las maldades o bondades de nada. Se hacen para confirmar si las hipótesis de partida son correctas o no. En cuanto a los efectos perjudiciales, sí se hacen experimentos para comprobar si esto es así. Pero los modelos hablan de cómo funciona algo, un mecanismo biológico, un sistema físico… no para decidir si algo es bueno, malo, o malvado. Saludos!

    P.D.: no sé si seré el único, pero veo tu blog sin formato, sólo texto plano en fondo blanco. ¿qué ha ocurrido? ¿O ha sido en mi ordenador?

  13. En respuesta a G de Galleta

    A menudo las personas tienen miedo a lo desconocido sin más y se oponen por sistema a cualquier novedad. Ese no es mi caso, mi oposición a los transgénicos no proviene del miedo irracional sino de la verificación de efectos no esperados ni deseados de algunos “avances” del pasado y que todos podemos observar en el presente, a lo que habría que añadir algún que otro conocimiento sobre el alcance de las capacidades humanas.
    Que los mismos genes se pueden expresar de forma diferente en función incluso de la alimentación (epigenética) es algo que se ha observado en humanos y otros vertebrados, cierto, pero me servía de ejemplo para apoyar el hecho de que se sabe aún muy poco sobre los genes, ya que el “lenguaje” genético es común a toda forma de vida.
    Por otra parte, es imposible no mezclar transgénicos, y sus posibles beneficios, con el mundo empresarial y las patentes… (se llamen o no Montsanto). La alimentación, cómo la salud, forma parte del mercado.
    Respecto a los modelos, G de Galleta, parece que no leiste el mensaje anterior de Ponzonha y tampoco te has fijado mucho en el mio… Pues lo primero que digo en él es que los modelos sirven para verificar hipótesis… y lógicamente se podría construir hipótesis sobre los transgénicos bajo otros puntos de vista; utilicé la palabra “maldades” en respuesta a Ponzonha que decía que con los modelos se podían tomar decisiones sobre las “bondades” de unas u otras tecnologías.

    P.D Yo también veo el blog sin formato.

  14. - Respecto a las bondades de Monsanto y el uso que hace de sus patentes. http://en.wikipedia.org/wiki/Farmers%27_suicides_in_India
    - Respecto a igualar un organismo vivo a los móviles… el ser humano ha experimentado mediante ensayo y error desde que existe con miles de especies, descubriendo ventajas e inconvenientes (en muchos casos la muerte) de comer tal o cual especie. La complejidad de un organismo cualquiera es tal que no conocemos los efectos de medicamentos (compuestos bastante sencillos en comparación) hasta pasados 40 o 50 años, y muchos medicamentos actuales no los llevamos usando ni siquiera 100 años, por lo que no se puede descartar que sigamos encontrando efectos secundarios tras probar con mas casos, durante mas tiempo. La modificación de organismos vivos, muchos mas complejos, no tiene ni 20 años… pero es que ademas no se usa para casos de vida o muerte como puede hacerse con medicinas si que no se usan para algo que ya sabemos muy bien como hacer, alimentarnos. Por cierto, la famosa razon de que los transgenicos pueden acabar con el hambre en el mundo… me remito al punto anterior, pero ya han tenido 15 años para intentar lograr algo que cuesta menos que la ultima guerra de EEUU.
    - Los problemas conocidos de los transgenicos tambien los puedes preguntar en Aragon o Cataluña donde los agricultores se ven afectados por semillas que no han plantado ellos, a pesar de que para Monsanto el polen es no se esparce mas alla de unos pocos metros. Pero contamina campos y después denuncia a agricultores por “plantar” semillas patentadas (cuando lo que sucede es que las especies transgenicas polizan especies no trangenicas). El maravilloso mundo de las patentes.
    - Respecto al principio de precaución o riesgo cero. Ni Greenpeace ni Equo piden que se aplique en la investigación (en la web de Greenpeace incluso se menciona muy especificamente que Greenpeace no esta contra la investigación). Pero si en la venta al público sin un control total de lo que se esta vendiendo. A un juguete le hacemos pasar cientos de pruebas y no son organismo vivo, ni nos lo comemos.

  15. Nuria: lo que tienes en la mesa no es producto de “la evolución” trabajando según cierta mágica “naturaleza inalterada” y por tanto absolutamente segura y sana. Todo, absolutamente todo lo que comemos fue seleccionado, domesticado, hibridizado y alterado genéticamente sin conocimientos claros de cómo funcionaba la genética, durante algunas decenas de miles de años (revisa http://info.elcorreo.com/territorios/articulo/ciencia-y-tecnologia/2141674/natural-que-no-lo-es-tanto.html para darte una idea).

    Hoy, gracias a que sabemos, podemos modificar con mayor conocimiento de causa y con menos problemas que las hibridizaciones tradicionales. Eso es un hecho. No éramos “naturales” y la genética vino a alterar el designio divino o algo similar, ya éramos artificiales, pero ignorantemente (con los problemas que vemos en cabras paralíticas, perros que se han deformado por “pedigree” y cultivos sensibles a muchas plagas que se combaten porque nadie se quiere comer una manzana con gusano, no porque la tecnología sea malévola).

    El “principio de precaución” no significa “ser cauto”, sino que no se debe aprobar nada si no hay la _absoluta_ seguridad de que no tiene ningún efecto dañino. Con ese criterio, no se puede aprobar ni siquiera beber agua, o comer patatas. Es un criterio manipulador que sólo se aplica a lo que no les gusta a los neoprimitivistas, provocando miedo sin explicar que en realidad es una exigencia irracional.

    Saludos,
    Mauricio

  16. Mauricio: por tus “explicaciones” supongo que el hecho de que me muestre contraria a los transgénicos o haga referencia a los efectos no deseados de ciertos avances técnicos te ha hecho confundirme con otro tipo de personas.
    El principio de precaución al que yo aludo surge cómo respuesta a experiencias comunes: contaminación, eutrofización de las aguas, pérdida de biodiversidad, desertización, fragmentación y destrucción de ecosistemas, cambio climático, etc… y la constatación científica de sus causas. No creo en idealizaciones sobre un mundo natural inalterado.
    Por supuesto que los seres vivos modificamos el medio, unos más y otros menos… unos de una manera y otros de otra… Nuestro error, si es que se le puede llamar así, no es modificar el medio… sino creer que lo podemos hacer sin límite alguno… porque somos infalibles o porque cualquier cosa que hagamos en nombre del bien de la humanidad, necesariamente, tiene que ser positiva… Pensar así, desde luego, se podría calificar de irracional pero a mi no me gusta utilizar esta palabra -en cierta manera despectiva- prefiero pensar que sólo se piensa así porque no se tienen suficientes datos o por sesgos de la información.
    De hecho, hasta hace poco, pensábamos que los bienes naturales eran ilimitados… ahora sabemos que no lo son. El siguiente paso debería ser reconocer que nosotros también tenemos unos límites… queremos tenerlo todo bajo control, es un sentimiento humano totalmente natural… pero es, sencillamente, imposible.
    Cuando, hemos comprobado que, el alcance que de nuestros actos mediados por nuestra tecnología, puede tener consecuencias negativas sobre la totalidad del planeta, y sobre nosotros mismos, lo más inteligente es andarse con precaución. En ciertos entornos informáticos había un dicho muy acertado: si funciona déjalo como está.

    Saludos,
    Nuria

  17. Aclaro muy poco. Si quieres cambiar la definición del “principio de precaución” al que aluden habitualmente los ecologistas políticos, entraríamos en una discusión semántica poco util. Yo me refiero a la definición habitual de este concepto.

    No sé quién dices que cree que podemos modificar el medio “sin límite alguno”. A mí a botepronto me parece más bien una caricaturización que un argumento, pero si tienes fuentes de científicos que hablen de modificar el medio sin límite, que hablen de infalibiilidad o de que lo que hace el ser humano siempre es positivo, quizás avanzaríamos mucho. Igualmente, me gustaría saber quién y cuándo creía que “los bienes naturales eran ilimitados”, porque al menos desde la revolución industrial y científica (que no conceptuaría como “hace poco”) es claro que hay bienes no renovables. Finalmente, no conozco a nadie que no crea que tenemos unos límites o que podemos controlarlo todo.

    En fin, supongo que una vez que lea tus fuentes sobre todas esas barbaridades me quedará más claro el giro que le diste a tus argumentos, que en el mensaje anterior eran otros.

    Saludos,
    Mauricio